Sin palabras..

Cuando se deteriora una relación amorosa, podemos preocuparnos en el dilema de afianzar el vínculo, o dejar que se rompa. Si prevalece la indecisión, el conflicto interior acaso nos deprima hasta el punto de enfermarnos.

Hemos de elegir con prontitud entre aferrarnos y luchar por seguir juntos, o desistir y retirarnos.

Aferrarnos infructuosamente a un amor marchito es como apretar el puño con mayor fuerza, hasta hacer que los nudillos de los dedos palidezcan.

Abandonar la lid es como abrir los puños de nuevo; nos sentiremos mejor…

pero con las manos vacias.

Paul Lawney

TRES COSAS…


…QUE DEFENDER :

El honor, el hogar y la patria.

…QUE CONTROLAR :

El carácter, la lengua y la conducta

…QUE MEDITAR :

La vida, la muerte y la eternidad.

…QUE ESTIMAR :

El valor, la rectitud y el agradecimiento.

…QUE DETESTAR :

El pecado, la ignorancia y la ingratitud.

…QUE EVITAR :

La pereza, la barbarie y la bufonería.

…QUE SALVAGUARDAR :

La sinceridad, la libertad y la audacia.

QUE DESEAR :

La santidad, la paz y la alegría.

QUE ADMIRAR :

La voluntad, la dignidad y la gracia.

QUE CULTIVAR :

La razón, la sumisión y la ciencia.

VUELVE A EMPEZAR


Aunque sientas el cansancio,

Aunque el triunfo te abandone,

Aunque el error te lastime,

Aunque tu negocio quiebre,

Aunque una traición te hiera,

Aunque el dolor queme tus ojos,

Aunque una ilusión se apague,

Aunque ignoren tus esfuerzos,

Aunque la ingratitud sea la paga,

Aunque la incomprensión corte tus risas,

Aunque todo parezca nada…

…¡VUELVE A EMPEZAR!

Solo por hoy

Sólo por hoy seré feliz. La felicidad es algo interior, no es asunto de fuera.

Sólo por hoy trataré de ajustarme a lo que es y no trataré de ajustar todas las cosas a mis propios deseos. Aceptaré a mi familia, mis negocios y la casualidad como son y procuraré armonizar con todo ello.

Sólo por hoy cuidaré de mi organismo. Lo ejercitaré, lo atenderé, lo alimentaré, no abusaré de él ni lo abandonaré, procurando que sea una máquina perfecta para mis cosas.

Sólo por hoy, trataré de vigorizar mi espíritu, aprenderé algo útil, no seré un haragán mental, leeré algo que requiera esfuerzo, meditación y concentración.

Sólo por hoy ejercitaré mi alma de tres modos: Haré a alguien algún bien sin que lo descubra, y haré dos cosas que no me agrade hacer, sólo por ejercitarme.

Sólo por hoy seré agradable, tendré el mejor aspecto posible, me vestiré con la mayor corrección a mi alcance, hablaré en voz baja, me mostraré cortés, seré generoso en la alabanza, no criticaré a nadie, ni, encontraré defectos en nada y no intentaré dirigir ni enmendar los planes del prójimo.

Sólo por hoy trataré de vivir únicamente este día sin abordar a la vez todo el problema de mi vida. Puedo hacer en doce horas cosas que me espantarían si tuviera que seguir haciéndolas toda mi vida.

Sólo por hoy tendré un programa. Consignaré por escrito lo que espero hacer cada hora. Quizá no siga exactamente el programa, pero lo tendré.

Eliminaré dos plagas: la prisa y la indecisión.

Sólo por hoy tendré media hora tranquila de soledad y descanso. En esa media hora pensaré a veces en lo Divino a fin de conseguir una mayor perspectiva para mi vida.

Sólo por hoy no tendré miedo y especialmente no tendré miedo de ser feliz, de disfrutar de lo bello, de amar y de creer que los que amo, me aman